jueves, 23 de mayo de 2013

Tenemos la mania...


Tenemos la manía de creer que todo lo que nosotros pensamos es real. La manía de pensar que todo pasará como nosotros queremos, sin darnos cuenta de que en realidad no es así.

Mientras que nosotros vivimos en nuestra realidad, el resto vive en la suya, ajenos a lo que ocurre en la nuestra. Decidimos explorar y acercarnos un poco a la vida de alguien, y es entonces cuando nos damos cuenta de que no todo es como nosotros pensábamos. Cuando nuestras realidades se chocan, el principio suele ser muy suave, apenas notamos que nuestra realidad se difumine, pero a medida que vamos adentrándonos en la suya, la nuestra va desapareciendo. Hay un momento justo, en el cual descubrimos algo para lo que no estábamos preparados, algo que nos derrumba, que nos destroza…

En ese preciso momento, entre lagrima y lagrima, deseamos volver al punto exacto en el que decidimos acercarnos un poco, con la esperanza de poder dar marcha atrás, de deshacer todo el camino hecho, de seguir viendo a esa persona como a nosotros nos gustaba…


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! :3